miércoles, 17 de mayo de 2017

Las salidas de fisioterapia

Capitulo 2

Estudia fisioterapia, una profesión de futuro...Los cojones.

Por si te lo perdiste, en el primer capítulo estuvimos hablando de la gran mentira con la que te engañan y después uno mismo se autoengaña a la hora de convertirse en fisioterapeuta. Un resumen de cómo acabar en unos estudios bonitos y una carrera prometedora, que no tiene a día de hoy ninguna proyección de futuro más allá de la de cobrar menos que el cajero del Mercadona (con todos nuestros repetos) después de haber estudiado tanto ( o no tanto, dependiendo de la universidad, sobre todo si es privada). Dicha publicación puede ser acusada de exagerada, catastrofista, deprimente o, como se quiera ver, más aún si la ponemos en contraste con la falsa realidad con la que es mostrada esta profesión. Y sin embargo, no hemos hecho otra cosa que poner en la mesa lo que hay para comer. Todo se agrava cuando el personal cree que a nivel de reconocimiento social, la fisioterapia ha alcanzado ya un cierto prestigio, algo que no es cierto ni por asomo, pero bueno, la realidad sufre sus alteraciones en la mente de según quién. Así que vamos a contarte las posibles salidas que tendrás,una vez acabes la carrera.





- Trabajo normal: Lo que viene siendo un puesto de trabajo a razón de 38 horas y 30 minutos semanales, con los descansos estipulados por la ley, con el máximo respeto al trabajador, con el sueldo que deberíamos tener de en torno 2000€ mensuales en sus 14 pagas, sus vacaciones respetadas y en un horario más o menos coherente...NO EXISTE. Bueno, esto no es estrictamente cierto. Seguramente hay quien lo tiene, pero está claro que no lo va a soltar. Y si lo soltase, el empresario de turno ya se encargaría de rebajar las condiciones que ofrecía previamente, no te preocupes por ello.

- Sociedades médicas: Catalogado como uno de LOS GRANDES PROBLEMAS DE LA FISIOTERAPIA NACIONAL. Lo más seguro es que uno de tus primeros trabajos pueda ser para una clínica de sociedades médicas (ADESLAS, ASISA, etc), donde aprenderás a odiar la profesión como nunca antes, y donde se te caerán de golpe todos los mitos de la carrera. ¿Valorar a un paciente? ¿Tratarle dignamente? Jajaja. Ni si quiera tendrás oportunidad de aprenderte su nombre. Trabajarás como una auténtica máquina de hacer churros, poniendo todo el rato electroterapia sin ningún tipo de criterio, bajo las órdenes de un rehabilitador y un empresario que meterá a todos los pacientes posibles por hora que pueda. Una especie de granja, donde el milagro es que algunos pacientes digan que mejoran, que el láser les cura, o que la parafina no les mata, a pesar de ser el caldo de cultivo perfecto para las bacterias. También vivirás dramas como que a un paciente le quiten el tratamiento a pesar de necesitarlo como el beber, o que te vuelvan a mandar una y otra vez a pacientes extraños, mal diagnosticados, con olores no menos sospechosos. Y todo con el peor sueldo de tu vida. Y las peores condiciones de tu vida. Si no sabes de qué va este infierno, lo experimentarás cuando caigas en él. Las sociedades pagan de 5 a 10€ por paciente. Los colegios no hacen fuerza para derribar esto. Nadie hace nada y ellos campan a sus anchas. Todo esto muy bien explicadito en este artículo donde los propios fisios te lo cuentan.



- Profesor de Pilates: ¿Has estudiado fisioterapia para acabar siendo instructor de Pilates? Quizá hayas hecho uno de esos cursos de Pilates terapéutico o Pilates para fisioterapeutas. Todo ello te habrá encaminado al destino que no conocías cuando empezaste esto: acabar trabajando dando clase de pilates, tras clase de pilates, como fisio de alguna clínica privada que necesita precisamente eso...llenar los grupos de Pilates, cuantos más mejor, para sacar adelante su clínica, dado que esta no cuenta con las temibles sociedades médicas. Estarás contratado como fisio, pero tu jefe te habrá pedido que des 4 horas de Pilates diarias. ¿Tratar individualmente como está aconsejado? Por favor, ni lo sueñes. Si caben 6 en el mismo grupo por hora, sale más rentable.



- Fisio asalariado: Pudiera ser que encontraras este trabajo. Desde luego no a la primera. O no sin enchufe. Quizá combinado con el anterior punto, quizá como especialista en una rama (pediatría, suelo pélvico), quizá como uno más de la masa común. Lo más probable es que alguna de tus condiciones flaquee, normalmente el sueldo, pero puede que también las vacaciones, los días libres, horarios...Tendrás que aguantar los comentarios de que "te están dando trabajo" o el tan manido como inválido argumento de "móntatelo tu mismo" y ya está. Todo ello para justificar un sueldo misérrimo que por poco no alcanza los 1000 €uros. Todo serán trabas a la hora de formarte o librar, te saldrán los pacientes impuestos por el corvejón, también serás monitor de Pilates a tiempo parcial y puede que, en el mejor de los casos, no te hagan trabajar los fines de semana.

- Sanidad pública/ Empleo público: Sólo con explicarte que este es "El Dorado" de la profesión ya podrás comprender lo mal que está todo. Pero sí. A día de hoy tener un empleo público es un chollo al alcance de muy pocos, a penas llega a mil personas en ninguna Comunidad Autónoma, y quizá nos estemos pasando. Remuneración aceptable, horarios buenos y condiciones que, al fin y al cabo, son compatibles con una vida sana y sin necesidad de echar horas extra. El sistema público está anclado en el pleistoceno y la mayoría de los que se integran en él, lo hacen para formar parte de esa rueda conformista y tragaldabas que tanto conviene a unos y a otros. Total, fuera las cosas están fatal, ¿para qué vas a quejarte? Lo mejor de todo es averiguar como se accede. Puede ser por méritos propios y curriculum, pero será lo menos frecuente. Lo habitual es que tengas que pasar una oposición, más o menos dura, que con suerte no esté tan claramente amañada (o sí, si tienes amiguetes dentro). Otra opción es que EL ENCHUFISMO te permita acceder por una vía más rápida que al resto de la población.



- Falso autónomo: El tan manido falso autónomo es la opción mayoritariamente escogida por muchos fisioterapeutas para poder trabajar. Corrección. Es la opción que muchos empresarios "proponen" a muchos fisioterapeutas para que "les salga mejora a ambos". Es ésta una de las falacias más frecuentemente utilizadas por los sinvergüenzas, que en lugar de hacer un contrato laboral con condiciones aceptables (o no hacerlo, si no tienen capacidad de ampliar el negocio) encuentran una vía de escape para NO PAGAR LA SEGURIDAD SOCIAL a su trabajador. Sin embargo, esta falsa autonomía obliga al fisioterapeuta a tener que desembuchar 270€ al mes, para pagar precisamente este concepto, sólo para tener derecho a ejercer su profesión. Tras ello, verá que sus condiciones son exactamente las mismas que las de un asalariado: un horario estricto que cumplir, unas normas estrictas que aceptar, etc. ¿Qué recibe a cambio? La mayoría de los empresarios dan por bueno un ridículo 40% para el trabajador, 60% para el fisio. Otros mejoran a 50%-50% y raro es el caso en que se invierte la cifra 60%-40%. Es decir, que muchas veces la persona que saca a delante el trabajo se lleva un porcentaje ridículo de esa ganancia, a pesar de que hace ganar lo mismo al empresario sin que este mueva un sólo dedo. Pero claro, luego está la chorrada argumental de que "te están dando trabajo y de algún modo tiene que compensarse" Desde luego, es el caldo de cultivo perfecto para el borreguismo en el que la profesión está anclada, pues no se conoce a muchos fisioterapeutas que rechisten ante estas condiciones surrealistas. Como a veces los sueldos no terminan de estar mal, pasan desapercibidas. Aunque claro, a veces llegan los sustitos cuando de un mes a otro pasas a cobrar la mitad de lo que ganabas y no te habías garantizado ni un mínimo salarial que te saque de pobre. Después llega el momento en el que cobrar la NO PAGA EXTRA y disfrutar de las VACACIONES NO REMUNERADAS y con pérdidas por no trabajar durante ese tiempo. Es decir, unas condiciones para idiotas profundos, que en lugar de calcular su salario anual de 11 pagas y dividirlo en 14 pagas, piensan que de verdad las tienen. De locos. Por no hablar de la indefensión de cara a que la relación laboral pueda disolverse en cualquier momento sin ninguna indemnización ni posible argumento ante un juez. En resumen: pagas para ser un empleado, sin condiciones y sin derechos. Un incómodo pack donde TE COMES TODO LO MALO DEL EMPRESARIO Y TODO LO MALO DEL TRABAJADOR.



- Profesor de universidad: Un puesto de trabajo que quizá debiera ser reservado a aquellos que, en una carrera eminentemente clínica, hayan tenido una dotada experiencia previa y una categoría académica suficiente como para tener algo que decir. Una profesión que debiera tener buen componente vocacional y no convertir al profesor en un mero pasador de diapositivas, o en un ejecutador de órdenes que no sea capaz de incrustar el germen del pensamiento, la crítica o los sueños. Gracias al ENORME NEGOCIO de las universidades privadas, muchos pueden ver cumplido el sueño de convertirse en ello. Ya no prima la excelencia en la mayoría de los casos, sólo el dinerito que se tenga. Es una profesión muy digna, el acceso es menos complejo de lo que pueda parecer y garantiza una estabilidad y solvencia. Lo más plausible de todo es poder dar algunas horas de alguna materia o similares. Lo que no se entiende ni se entenderá jamás, es que haya gente sin experiencia clínica ni docente formando a los futuros alumnos. ¿De qué va ese rollo?



- Centros de día/Residencias: El perfil del fisio que termina en estos lugares suele ser parecido. Persona con extrema vocación de ayuda, a la que le gustan los retos y los ancianos, ilusionado o en parte ilusionado, con tendencia al masoquismo salarial. Estos lugares ofrecen una manera de proceder protocolaria, basada en la creencia de un óptimo funcionamiento irreal. Algunos verdaderamente lamentables. Las condiciones suelen ser nefastas, sin embargo son parte del futuro de la profesión, ante el terrible crecimiento del envejecimiento de la población. He aquí una ingrata mina de poco oro laboral.



- Fundaciones/Asociaciones Discapacidad/ Mundo discapacidad en general: La salida por este campo requiere una especialización, normalmente en el campo de la neurología, que aleja al fisio del circuito convencional de osteopatía-terapia manual- pilates - miofascial y lo convierte en un "fisio neuro" capacitado para estos pacientes. Toda esta formación específica, lejos de verse recompensada, se ve severamente dañada. Las fundaciones persiguen el lucro en la mayoría de los casos, pero suelen enunciar lo contrario y lo maquillan todo muy bien. Reciben mucho dinero público y reducen al máximo sus gastos para garantizar sus mejores beneficios, en detrimento de sus usuarios y sus trabajadores. Casi todas ellas se acogen a los convenios, que suelen ser también los que peores garantías profesionales ofrecen (el convenio de discapacidad, por ejemplo, es un insulto a la dignidad) Se aprovechan también de cierto perfil de ayuda vocacional, pues estos fisios manejan en muchos casos las causas perdidas y la poca gratificación de su trabajo, cambiando los bombones de agradecimientos por otro tipo de bombones causados por la falta de control de esfínteres. Es curioso ver como pacientes que tienen una alta necesidad de fisioterapia sirven para le explotación de profesionales entregados en la mayoría de los casos. También es curioso ver como algunas de estas entidades se acogen a la disciplina de alguna secta de acotrinamiento en fisioterapia neurológica (Bobath, Vojta, Le Metayer...) que, al estar enfrentadas entre ellas, cierran el paso laboral a todo aquel que no comulgue con sus principios, una práctica discriminatoria e incongruente con la propia y escasa evidencia científica que ofrecen.



- Clubes deportivos: Un club deportivo, un fisioterapeuta, dicen algunos eslóganes por ahí...Muy lejos de la realidad. La mayoría de las entidades deportivas no tienen dinero y sólo entrar en algún club reconocido, ser fisio de algún deportista profesional de cierta categoría o pertenecer a alguna federación, da unas ciertas garantías, el resto ES SOLO BASURA. Basura porque la mayoría de los clubes no tienen dinero ni para pelotas, pero quieren tener todos los servicios de manera libre y desinteresada. Esto se ha basado en la máxima vocacional de que "siempre ha sido así", pero por suerte las cosas han cambiado y aún quedan mentes que apuestan por la dignidad. Exigir a un fisioterapeuta estar presente en los entrenamientos y el día del partido, viajando con el equipo/deportista de turno, suele ser lo más habitual. A cambio el profesional recibe una pequeña limosna y un bocadillo de mortadela el día de competición. Si consigues traspasar la frontera y llegar a la élite, hablamos de otra historia, normalmente mucho más digna y segura. La mayoría de fisios apasionados del deporte compatibilizan estas pérdidas con su propio trabajo. Además tienen una última dificultad añadida de última hora, la figura del INEFpeuta, que lejos de cumplir con su trabajo y categoría profesional, amenaza con ser una suerte de falso terapeuta que justifica todo con la frase "el ejercicio es beneficioso para la salud y yo soy el que aplica el ejercicio"



- Colegios/Niños/Atención temprana: También requiere de una especialización categórica, normalmente en neurología infantil. El trabajo en los colegios solía ser un dorado soñado por las vacaciones. Buenas condiciones y vacaciones escolares...¡qué más se puede pedir! Pero esta realidad se acabó para muchos, las administraciones contratan por año y rescinden en verano. También hay colegios privados que se las apañan para reducir ese periodo vacacional. El trabajo con niños requiere mucha constancia, vocación, creatividad y capacidad lúdica. Su reconocimiento es parcial, aunque en los últimos tiempo ya puede considerarse como malo, sobre todo en atención temprana, donde es de risa.



- Trabajar en el extranjero/Francia: Seguramente te han contado que la salida como fisioterapeuta en el extranjero es de puta madre. Lo cierto es a veces es así. Por ejemplo, conozco una fisio segoviana ejerciendo en Dubai. Cobra más de 5000€ al mes, y el precio a pagar es un pañuelo en la cabeza y una severa discriminación por su sexo. No en todos los sitios es así y, en general, en muchísimos lugares la figura del fisioterapeuta es ampliamente reconocida y valorada con buenos emolumentos. En otros lugares ni existe, como en buena parte de Asia. En algunos países acceder es muy difícil, como en Inglaterra. En otros parece sencillo, como en Francia. Y es en el pais galo donde recalan la mayoría de los excedentes fisioterapeuticos nacionales, debido a que ese país tiene un sistema de acceso universitario mucho más estrictos y, sin embargo, alta demanda. Las condiciones han cambiado mucho con respecto a hace muchos años, pero sigue siendo una buena salida a día de hoy. Ahora bien, que no te engañen, trabajar en el extranjero como fisioterapeuta es TRABAJAR EN FRANCIA en el 95% de los casos.



- Empresario: O lo que viene siendo, montarte tu propia clínica. O tu propio negocio. Por ridículo que parezca, esta es nuestra realidad actual. Incluso hay un lenguaje empresarial claramente orientado desde algunas universidades, blogs, redes sociales o personas. Parece que lo que debiera ser una profesión sanitaria y pública, ha sustituido el lenguaje de paciente por el de cliente, y el lenguaje de patología a tratar, por el de hueco a rellenar con algún paciente que suelte la pasta. El fisioterapeuta pierde su libertad profesional (y eso que piensa que la gana) porque se ve esclavo de su propia subsitencia profesional. Como el tendero que vende sus productos, el fisio necesita vender los suyos. Porque en tal mundo, a pesar de que hay quien defiende honradamente su profesionalidad, lo mayoritario es un interés por hacer pacientes como churros (churriterapia), prolongar los tratamientos hasta el hastío, tratar preventivamente, inventarse cualquier escusa para generar más volumen de negocio y, en definitiva, ganar pasta como sea. No quitamos mérito al empresario honesto, es más cuesta mucho sacar una clínica adelante. Pero ésta no es PARA NADA una profesión empresarial y muchos fisioterapeutas se han visto obligados a convertirse en empresarios de la noche a la mañana para subsistir. Criticamos el enfoque privativo que está teniendo la fisioterapia, el mismo que siguió la odontología hace más de veinte años. Si tienes dinero ahorrado o de los papás, puede que esta sea tu salida, montarte tu propia clínica, o tu propio "concepto" de fisioterapia a domicilio. No es una salida apta para todos. No todos pueden tener su propia clínica, sólo algunos afortunados puedes y creen en ello. Y no todos reciben los pacientes suficientes para mantener la clínica, y acaban recurriendo al segundo punto de esta lista para conseguir pacientes, las sociedades médicas, haciendo girar de nuevo la rueda infinita del problema de esta profesión. Además, cada vez hay más y más clínicas. ¡Que alguien pare esto ya!



- Investigación:  ¿Existe?¿En España? ¿En serio? Son tres o cuatro gatos, con fines comerciales en la mayoría de los casos. (Ej: Demostrar la supuesta efectividad de un aparato de electroterapia novedoso, para venderlo como si no hubiera un mañana) También algún profesor de universidad al que le gusta trasnochar.



- Domicilios: Esta es la parte de la profesión que en su gran mayoría está en B. Dinero negro, vaya. Sin embargo es la única que está pagada dignamente. Digamos que, para hacerlo bien y vivir de esto, hacen falta tres cosas. 1) Darse de alta en régimen de autónomos para hacerlo legalmente. 2) Un volumen grande y constante de pacientes que no siempre es fácil de conseguir 3) Muchas ganas para desplazarte en coche de un lado a otro sin parar, chupar atascos, buscar aparcamiento.... A partir de aquí y a pesar de la inestabilidad, existen muchas ventajas lógicas con respecto a los múltiples gastos que supone mantener una clínica propia. La gran mayoría de fisios utiliza este trabajo como un plus a su trabajo principal.



- Otras salidas: Por supuesto existen otras salidas, pero estas son ya minoritarias. Puedes trabajar para algún aparato de electroterapia y ser una especie de agente comercial, defendiendo sus bonanzas. Puedes ser una especie de fisio especializado en algún campo de la salud de manera casi exclusiva. Puedes trabajar para alguna empresa. Puedes ser supervisor de fisioterapia.Y puedes, si quieres, contarnos tu experiencia en los comentarios, lo cual nos ayudará a enriquecernos más y más, conociendo otras realidades.

Sea como sea querido fisio, mucha suerte en tu futuro. Pinta gris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario